Archivos para septiembre, 2008

Si nadie dice nada…

Publicado: 20 septiembre, 2008 en Otros...

 

“Si nadie dice nada, es como si no existiera”….

¿Quieren taparnos la boca?

 

Desde el 9 de mayo de 2008, el spot de Amnistía Internacional “Si nadie dice nada, es como si no existiera”, con motivo del 30 aniversario de la organización en España, no se puede emitir en los canales nacionales de televisión y en la mayoría de los autonómicos. El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio obstaculiza su emisión denegando la exención de cómputo publicitario a este anuncio de Amnistía Internacional.

 

http://es.youtube.com/watch?v=z68jTpsQxJs

 

Este anuncio tiene como objetivo denunciar las violaciones de derechos humanos que padecen personas en diferentes lugares del mundo, e implicar a un público amplio y numeroso en su defensa.  El Ministerio considera que este mensaje no reúne los requisitos, es decir, no es de “carácter benéfico o servicio público”.

 

Entre las organizaciones sin ánimo de lucro, solicitar la exención de cómputo publicitario es una práctica habitual, que suele ser concedido a todas ellas sin problema, a excepción de Amnistía Internacional.

 

Amnistía Internacional, después de los obstáculos sufridos consecutivamente en sus últimos anuncios para televisión, teme que esta tendencia se convierta en norma.

 

logo_ai

 

¿Qué es la exención de cómputo publicitario?

 

Las cadenas nacionales y autonómicas que aceptan los spots de las organizaciones sin ánimo de lucro requieren la mencionada certificación para que su duración no se tenga en cuenta como publicidad comercial; lo que técnicamente se denomina "exención de cómputo".

 

El papel del Ministerio consiste en aceptar o denegar esta certificación. Un anuncio (presentado por cualquier organización) cuya finalidad sea la del servicio público o carácter benéfico y se difunda de forma gratuita, puede conseguir la exención de cómputo publicitario.

 

¿Por qué perjudica gravemente a AI y a la defensa de los derechos humanos?

 

Amnistía Internacional ha optado por renunciar a las subvenciones de Gobiernos nacionales y a las donaciones de partidos políticos para preservar su imparcialidad y su libertad de acción. La financiación del movimiento se sustenta, casi en su totalidad, en la generosidad de los socios y donantes, por lo que la exención de cómputo para TV es vital para hacer llegar a una amplia audiencia el mensaje de la organización en pro de los derechos humanos.

 

No te pongas en su piel y que tu voz tenga el menor poder posible…

 

Esta última denegación de la exención de cómputo no es un hecho aislado, sino que es una situación que se ha producido en otras dos ocasiones anteriores, con grave perjuicio para la comunicación pública que realiza AI.

 

El primer precedente

 

El primer precedente se produjo en 2003. El anuncio “Ponte en su piel” denunciaba malos tratos racistas en España y el Gobierno de entonces obstaculizó su emisión sin justificar su decisión. La organización recurrió esta decisión ante los Tribunales que dieron la razón a Amnistía Internacional al considerar que la negación de la exención de cómputo debía ser motivada. La sentencia está pendiente de recurso ante el Tribunal Supremo.

 

El segundo caso

 

http://es.youtube.com/watch?v=raBrg0izO6w

 

El segundo caso tuvo lugar en 2007.  Se obstaculizaba el spot “El Poder de Tu Voz”, donde aparecían varios líderes políticos mundiales aludiendo a artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en 2008 cumple 60 años. El anuncio recuerda que ningún Gobierno puede violar estos derechos. En esta ocasión el Gobierno negó la exención de cómputo, la motivó posteriormente a petición de Amnistía Internacional y alegó motivos políticos para no emitirlo.

 

censura_01

 

El Gobierno dijo, en primer lugar, que la campaña de AI no tiene carácter de servicio público porque los derechos humanos no pueden defenderse mediante la crítica o generando controversia, lo cual determinaría que el spot no pueda emitirse en TV como publicidad gratuita.

 

El spot de AI no realiza ninguna crítica directa a nadie, sino que sólo enumera derechos de la Declaración Universal de Derechos Humanos e indica lo que deberían hacer estos gobernantes según las leyes internacionales. En cualquier caso, difícilmente puede realizarse una campaña de defensa de los derechos humanos sin denunciar las violaciones que se producen de los mismos. La crítica o denuncia es una forma habitual, lógica y necesaria en la defensa de los derechos humanos. Y defender los derechos humanos es de carácter benéfico.

 

El segundo motivo dice que el spot debe ser calificado como publicidad política y por lo tanto prohibida, lo cual determina no sólo que no pueda emitirse en TV como publicidad gratuita, sino algo mucho más grave: que su emisión por cualquier emisora de TV pueda ser sancionada con multas de hasta 300.000 euros. Dicha calificación como publicidad política supone considerar ilegal la emisión por parte de cualquier canal de televisión (artículo 9. 1c ley 25/1994) y sancionable como infracción grave (artículo 20.2 de la misma Ley).

 

La calificación de publicidad política prohibida vulnera derechos como la comunicación libre de información veraz y la prohibición de la censura previa. Amnistía Internacional  recurrió ante el Ministerio, sin que éste se haya pronunciado todavía.

El objetivo de Amnistía Internacional con este anuncio no es trasladar una opinión política, sino difundir derechos humanos universales. No hay que confundir “política” con “respeto a los derechos humanos”.

 

Los derechos humanos son el consenso básico sobre el que se sustenta toda la legalidad internacional. Por ello, defender los derechos humanos no tiene ni puede tener en principio ninguna finalidad política, ya que sólo se trata de defender las reglas del juego universales.

 

Por muchos obstáculos que nos pongan, seguiremos siendo incómodos, seguiremos luchando para que te pongas en la piel de las personas torturadas y  discriminadas, para que utilices el poder de tu voz para combatir las injusticias y seguiremos diciendo a todo aquel que quiera escuchar que las violaciones derechos humanos desgraciadamente existen, pero que afortunadamente son muchas las personas con la determinación de construir un mundo más libre y más justo.

 

 

Fuente: www.es.amnesty.org // www.es.youtube.com

 

 

Euskal Herria, laboratorio represivo del «nuevo» capitalismo

 

 

Euskal Herria, por su tradición de resistencia y lucha, es un escenario propicio para experimentar una involución general en relación a derechos y valores considerados durante gran parte de la historia como bases de la democracia. La autora analiza las formas que toma esa estrategia.

 

Titular del periódico «Público» digital del 5 de setiembre: «La ilegalización de ANV se retrasa». No hay pues que esperar a la decisión del Tribunal Supremo: los muy progres periodistas de «Público» y de Zapatero saben de antemano cuál va a ser la sentencia. Y es que, en esta «democracia a la turco-española» no hay ni que cubrir las formas. En todo lo relacionado con Euskal Herria y, muy especialmente, con la izquierda abertzale, está de más simular que hay división de poderes. Incluso puede resultar contraproducente, en términos de votos, de imagen y de «credibilidad», en el actual momento de derechización reaccionaria de amplios sectores de la sociedad española. Pero, como ocurrió con el más o menos solapado apoyo de las democracias occidentales al franquismo frente al «comunismo», el asunto trasciende las fronteras de un Estado español históricamente inestable. Ahora como antes, el intento de aniquilar el enorme caudal vasco combativo, anticapitalista y resistente es campo preferente de ensayo del capitalismo, en su decidida apuesta actual por cambiar las clásicas reglas del juego democrático burgués que le molestan para su reestructuración. La «democracia española», desde su muy deficitario pedigrí y su lastre franquista, es uno de los entes europeos más adecuados para poner (seguir poniendo) en práctica esa democracia totalmente restrictiva y con los derechos universales mermados o anulados que necesita este nuevo orden mundial de crisis y militarización.

 

«Casualmente», tras dos programadas y prolongadas campañas mediáticas llevadas perversa e intencionadamente en paralelo, relacionadas con la muerte de una niña a manos de un pederasta la primera, y la obligada puesta en libertad de Iñaki de Juana la segunda, el Gobierno español decide, una vez más, «enseñar músculo», y proponer la imposición de la libertad vigilada hasta 20 años después del cumplimiento de la condena para los presos políticos vascos cuyos delitos, por cierto, a decir de Rubalcaba, no deberán prescribir jamás. La violencia del discurso securitario con el que han ido impregnando la opinión pública permite que cuele sin más esta clara violación de uno de los derechos que la burguesía había declarado como universales. La aceptación social de esta perpetuación ad eternum del castigo ejemplarizante, hace que, a través de los presos, el Estado español (y el capitalismo al que representa) tome nuevamente la represión de la histórica lucha de Euskal Herria por sus derechos como escenario perfecto de experimentación de la ofensiva general de las élites contra valores largamente considerados como base de la democracia y contra el derecho a la resistencia popular y organizada. Los poderes dejan claro que la autodeterminación no es un derecho obligado y, por tanto, exigible; sino uno de sus ases en la manga que utilizar en función de sus intereses geoestratégicos, como han hecho en Kosovo.

 

La aplicación «científica», principalmente contra los presos vascos, de destructivas estrategias penitenciarias de «última generación» es otro doloroso ejemplo más de lo importante que es para este sistema en reaccionaria recomposición dejar bien patente su disposición a utilizar la violencia y la coacción más extremas contra toda forma de resistencia y contra la dignidad de personas y pueblos. Al igual que el Estado turco, el Estado español de Zapatero construye nuevas cárceles, como la de Puerto-III, arquitectónicamente diseñadas para aislar de modo extremo y provocar la destrucción psicológica y la muerte lenta de los allí confinados, a los que se les niega incluso la luz solar.

 

Del mismo modo que, tal y como analizó Foucault, a fines del siglo XVIII, una burguesía en ascenso buscó perpetuar su dominio e imponer la «sociedad disciplinaria» a través de, entre otras cosas, la aplicación a la arquitectura carcelaria del sistema panóptico, que permitía ejercer la vigilancia y el poder total sobre el reo, y lo convertía en ejemplo viviente de la eficacia del nuevo sistema; de ese mismo modo, la aplicación contra los presos vascos de un destructor sistema carcelario psicológica, arquitectónica y tecnológicamente «ultramoderno», la ampliación arbitraria del castigo, la reclusión a perpetuidad, la crueldad con los enfermos encarcelados, la banalización de la tortura, la indecente exhibición por parte de los cuerpos represivos y judiciales del Estado de su poder para hacer lo que les venga en gana… redundan una y otra vez en lo mismo: en la actual crisis, que lo es de remodelación del capitalismo, es imprescindible explotar sistemáticamente el miedo, el alarmismo y la desorientación, criminalizar la disidencia al modo fascista y readaptar la ideología más reaccionaria a las necesidades de esa nueva mutación. Y, para avanzar por ese camino, un Estado como el español con fuerte crisis de legitimidad democrática, tiene, como desde hace muchos años, un excelente campo de pruebas: el de un pueblo vasco en lucha contra el que experimentar esas nuevas prácticas político-mediático-represivas que implican enterrar todos los valores con los que la burguesía ha intentado hasta ahora justificar su dictadura real. En ese contexto, los presos son, cómo no, excelentes cobayas de laboratorio.

 

No es casualidad tampoco que un PNV tan supuestamente apegado a la tradición, tan comprensivo con las agresivas turbas defensoras de los alardes «de siempre», lleve ya dos años prohibiendo algo desgraciadamente tan «clásico» como la pacífica manifestación que, en favor de los presos, se celebra en Donostia, al finalizar las regatas de La Concha, desde hace ya más de treinta años. Y es que, agazapado tras campañas de tinte nacionalista (como la de la consulta fantasma de Ibarretxe), el partido jeltzale es quien con más ahínco está intentando implementar en su comunidad autónoma ese «capitalismo del desastre», como lo llama Naomi Klein. Capitalismo que, como hemos venido diciendo, está en plena ofensiva ideológica, y necesita criminalizar ideas, centrarse en el más implacable castigo de la resistencia, determinar cuáles deben ser las lecciones de la historia y cuáles nuestros mitos y construir un imaginario adecuado para que los trabajadores traguen con este para ellos muy gravoso proceso transitorio del capitalismo. El que Euskal Herria sea la referencia de la lucha de liberación nacional y social en un Estado español y una Unión Europea desmovilizadas, sin conciencia de clase y en plena crisis, convierte al PNV en aliado necesario de un PSOE (y de un PP) que, a pesar de sus campañas de imagen (ampliación del aborto, Ministerio de Igualdad…), no es sino el encargado de imponer todas las medidas requeridas por el capitalismo en esta fase y, para ello, seguir utilizando a Euskal Herria como laboratorio represivo y ejemplo violento de cómo se castiga la disidencia y pisotean sin pudor los más mínimos derechos democráticos como herramienta de coacción de los que luchan, y de intimidación y/o consentimiento de la mayoría desmovilizada y pasiva.

 

Sin embargo, tienen un problema: Euskal Herria es un viejo pueblo joven que lleva siglos defendiendo sus derechos, que tiene casi 800 presos y que no va parar hasta conseguir el marco adecuado que permita superar el conflicto y le abra el camino hacia la independencia.

Haga lo que haga la Ertzaintza a las órdenes de Balza, la manifestación de hoy tras las regatas así lo va a volver a demostrar.


Autora: Alizia Stürtze (Historiadora)
Fuente: www.lahaine.org

 

 

De Ocaña a Berriozar, pasando por Iruñea

Publicado: 6 septiembre, 2008 en Otros...
 
De Ocaña a Berriozar, pasando por Iruñea
 

En las estadísticas sobre turismo en el Estado español quizá consten como simple «turismo interno», pero cada viaje de los familiares y amigos a una de las cárceles en las que están dispersados los y las presas políticas vascas es algo parecido a una entrega de Homero, una especie de Odisea. O, para ser más exactos y auténticamente castizos, un esperpento al más puro estilo de Valle-Inclán. Por eso Cuadra, a la luz de interesantes reflexiones que le sugirió una de esas experiencias en la cárcel de Ocaña, no duda en subrayar que «la capacidad esperpéntica de esta democracia y sus pilares no deja nunca de sorprenderme».

Sábado 30 de agosto. Mis amigos atraviesan la entrada del viejo penal de Ocaña a donde hemos viajado para visitar a Patxi Urrutia, miembro de la Mesa Nacional de Batasuna que, como en aquellos viejos y malditos tiempos franquistas, ha sido encarcelado por asociación ilícita y propaganda ilegal.

prision

Yo me quedo fuera, pues me han denegado el permiso para verle. No han dado razón expresa alguna, pero es más que probable que, como en otras ocasiones, haya sido por ser «colaborador de «Egin»», un diario que, como bien se sabe, permanece cerrado y silenciado desde hace ya diez años.

En la calle, paseando, me tropiezo con el padre de uno de los jóvenes allí presos, también detenido por asociación ilícita juvenil. Como cuenta con más experiencia ocañera que yo, me lleva de gira turística por el pueblo. Paseamos por la avenida principal de la ciudad, dedicada, por partes, a rememorar la existencia de Francisco Franco y de José Antonio Primo de Rivera. Cercanos al cuartel de la Guardia Civil contemplamos dos monolitos. El uno, alzado en memoria de un «protomártir falangista» local y, el otro, en recuerdo del relevo realizado en aquel lugar por los falangistas que trasladaron a hombros los restos de José Antonio desde Alicante a El Escorial.

En otra calle descubrimos la sede del PP. Alguien ha tachado con spray rojo su última «P» y ha añadido «SOE». Debajo, por firma, aparece un yugo con su correspondiente ramillete de flechas. Más allá, pero no muy lejos, está el monumento a los «Caídos por Dios y por España», con su correspondiente lista de «mártires». Lo más curioso del mismo no es su tamaño, sino leer en su base que ha sido «restaurado en 1984». Gobernaba entonces en Madrid el socialista Felipe González y en Castilla La Mancha el no «menoj» socialista Pepe Bono.

Dejamos de pasear, saturados de tanto «Imperio hacia Dios», «camisas nuevas que tú bordaste en rojo ayer» y «banderas al viento». Volvemos a la cárcel.

Mi cicerone se va a echar una cabezada al coche, pues son 1.200 kilómetros de viaje y hay que descansar un poco. Al rato salen mis colegas de ver a Patxi. Están contentos: el Urrutia está bien, viste camiseta de colores y está más moreno, guapo y animoso que nunca. Su risa baztanesa sigue incólume.

Luego, tras volver a casa, procuro ilustrarme un poco. Un amigo mío, natural de la zona, me ha hablado de las matanzas y asesinatos de socialistas, republicanos y anarquistas cometidos por falangistas y militares en aquellas tierras. En Toledo, en tan solo los tres primeros días de octubre del 36, casi 600 personas fueron fusiladas y enterradas en las fosas comunes abiertas en el «patio de la caridad» del cementerio local. En el de Ocaña existen también tres fosas con los restos de las personas fusiladas entre los años 1936-45 mientras en «España empezaba a amanecer». No consta que a nadie de éstas les haya sido dedicada calle, monolito o monumento alguno en la ciudad.

FUSILAMIENTO 9

En Iruñea, durante los pasados sanfermines, un menor de edad fue denunciado por la Policía Foral por intentar «provocar reacciones en el público que alteran o pueden alterar el orden público mediante la exhibición de pegatinas en su camisera incitando a la violencia u odio». El lema de la pegatina que portaba decía: «UPN kanpora! Independentzia eta Sozialismoa».

El séptimo de caballería de la Policía Foral es así: no se le escapa ni una. Para eso hace cursillos. Y si no, que se lo pregunten a la juventud de Berriozar, que acudió la víspera de sus fiestas a un concierto local organizado por el Ayuntamiento. El mando al frente de la Policía descubrió enseguida el burdo disfraz: no se trataba de un concierto, sino de una concentración ilegal en reivindicación o preparación de vaya usted a saber qué. Y siguiendo el protocolo antisubversivo en vigor se lió a hostias con toda la contundencia que permite el artículo 72, bis, del Reglamento: «golpe en corto, cargando el cuerpo y mala intención».

foralint01

Total, varios jóvenes contusionados y uno de ellos ingresado durante varios días en el hospital con un coágulo en la cabeza.

Un adolescente, menor de edad, que porte una pegatina, puede convertirse en poco tiempo en un joven que enarbole una pancarta y de ahí a la kale borroka no hay más que un paso. Doscientos jóvenes en un concierto, después de dos horas de rock and roll y cuatro birras, pueden convertirse en un polvorín. Resulta, pues, de aplicación el artículo 127 del Reglamento: «primero sacudir, luego preguntar, y al que dios se la dé, San Pedro se la bendiga».

En Ocaña se dedican las más importantes avenidas a criminales, fascistas y golpistas de todo pelo y condición. Monumentos democráticamente restaurados recuerdan a los protomártires locales y caídos por Dios y por España, a la par que se niega el pan y la sal al recuerdo de los republicanos, socialistas y anarquistas locales asesinados por o en nombre de los anteriores, a mayor gloria, todo ello, de nuestro Estado de Derecho.

Mientras en sus cárceles pudren sus días decenas de abertzales, por las calles campan a sus anchas los falangistas casposos que, en viajes pagados de bocata y anís del mono, vienen en autobuses aquí, a Iruñea, el 12 de octubre, con sus banderas victoriosas, a gritar vivas a la muerte y a la resurrección del paredón.

Justicia 1

La balanza de la justicia está completamente trucada y no es balanza ni es nada. Pesas de hierro en un platillo, buñuelos de viento en el otro. Trileros togados juegan con la ley y hacen de la paja, viga, y de la viga, paja, según pinten yugos o lauburus en la macabra partida. Policías intocables convierten a su antojo conciertos en revueltas y pegatas en molotov, mientras en las comisarías se siguen descubriendo, tras libres confesiones prestadas al efecto, a los asesinos de Jesucristo, Kennedy y el emperador Francisco José, que no a los de José Luis Cano, Germán Rodríguez o Gladys del Estal.

Uno piensa estar curado de espanto con todas estas cosas, pero no es así. La capacidad esperpéntica de esta democracia y sus pilares no deja nunca de sorprenderme. Es su mayor virtud.

 

Autor: Sabino Cuadra Lasarte (Abogado) (Miembro de Komite Internazionalistak S.O.S. urgente por Palestina)
Fuente:
www.gara.net

 

Vuelve Red Voltaire

Publicado: 5 septiembre, 2008 en Otros...
 
Vuelve Red Voltaire
 
Tras un breve periodo en su ausencia, vuelve a la carga la web de Red Voltaire ( www.voltairenet.org/es ).
 
libertad
 
Segun se rumoreó en un principo su caida de la red se devió a la censura por parte del Gobierno frances o de partidarios de este por publicar un articulo ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=68722 ) en el que se vinculaba al presidente de la república francesa, Nicolas Sarkozy, con la CIA.
 
Tras estos rumores tambien se dijo. y parece ser la causa real de su temporal cierre, que todo se devió al sabotaje que sufrieron por parte de hackers partidarios de Sarkozy que sabotearon la web, tras lo que la dirección de la Red Voltaire decidió cerrar la web para trabajar en ella y abrirla de nuevo de una forma mas segura.