Archivos para abril, 2009

La culpa no es de esos cerdos

Publicado: 27 abril, 2009 en Otros...

La culpa no es de esos cerdos


Si los marcianos -o
cualquier otra especie inteligente- envían sondas a nuestro planeta al
igual que de la Tierra se envían naves espaciales para investigar qué
ocurre por aquellos remotos mundos, el informe que deben de realizar en
estos momentos esos cosmonautas debe de ser catastrófico. Sin lugar a
dudas el escenario mundial es apocalíptico por varias razones. No cabe
pensar que informes anteriores hayan sido más positivos -al menos si
además de inteligentes esas otras especies son mínimamente civilizadas
u honestas-, dado que el balance de guerras, desastres naturales,
hambrunas y crímenes varios de las historia contemporánea es
espeluznante. Pero, volviendo a la época actual, a la crisis sistémica
del capitalismo y sus diferentes manifestaciones -crisis financiera,
amenaza nuclear, calentamiento global…- hay que sumarle ahora la
amenaza de una pandemia causada por una gripe porcina que supuestamente
se ha generado en México, donde ya hay decenas de muertes, pero que
amenaza con expandirse rápida y globalmente.

 

Ya han comenzado
las primeras especulaciones científicas al respecto y, sin embargo,
todavía no se ha escuchado ni una sola crítica sobre las múltiples y
profundas causas asociadas a la actividad humana -causas
sociopolíticas, por lo tanto-que se esconden tras este tipo de
fenómenos. Cabe recordar que antes de los cerdos fueron los pollos, las
terneras y las ovejas las especies que afectaron a los humanos. Todas
ellas son parte de una industria alimentaria que funciona a escala
global. No se trata de una apología animalista. Se trata sobre todo de
una constatación, de una denuncia y de una reivindicación de la
soberanía, también en el terreno alimentario.

En definitiva, que
el debate publico al respecto no está en el terreno de la ciencia, sino
en el político. En ese contexto, antes de perderse en estériles debates
sobre epidemiología, se debería mirar a la concepción de la
alimentación como una industria más. Porque la culpa no es de esos
cerdos, sino de otros que han convertido la alimentación en un activo
más de mercado, sujeta a sus leyes y ajena a las de la naturaleza y la
humanidad. Y no hay que ser ni vegetariano ni marciano para verlo.

Fuente: www.gara.net